La Biblia

LA BIBLIA: EL LIBRO MÁS SUBLIME DEL MUNDO

– A lo largo de la Historia Dios se ha servido de hombres santos para transmitir su Revelación escrita (la Biblia) al ser humano. «Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados (dirigidos) por el Espíritu Santo» (2ª Pedro 1:21).

– La Biblia es la misma Palabra de Dios expresada a través de los hombres, por lo cual su mensaje es vivo, santo y verdadero. Ésta contiene la información necesaria para que cada persona en particular pueda ser orientada hacia el camino de la Verdad; y esta Verdad se halla en la Persona y obra de Jesucristo. Él mismo dijo: «Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida» (Juan 14:6).

– Las Escrituras reflejan el profundo y maravilloso amor de Dios, que ofrece perdón y salvación al arrepentido, consuelo al afligido, paz al angustiado, y esperanza al desalentado… Y esto es posible «porque la Palabra de Dios es viva y eficaz» (Hebreos 4:12). Así pues, Dios ha intervenido a través de las épocas por medio de su Palabra, transformando el corazón de miles de personas; impartiendo una nueva vida a todos aquellos que han creído y aceptado su mensaje.

¿CUÁL ES EL MENSAJE PRINCIPAL DE LA BIBLIA?

– Este Libro sagrado responde a innumerables preguntas, las cuales guardan relación con nuestra existencia como seres humanos, espirituales y eternos: ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos? ¿Es cierto que existe el cielo y el infierno? ¿Cómo hallar el camino de la salvación eterna?

– En el mensaje central de la Biblia se encuentra el plan de la Salvación que Dios ha provisto para la Humanidad. Este plan de redención se llevó a cabo a través de la persona de Jesucristo, quien murió en la Cruz del Calvario por nuestros pecados y resucitó con poder al tercer día. «De tal manera amó Dios al mundo, que ha entregado a su único Hijo (Jesucristo), para que todo aquel que en él cree, no se pierda, sino que tenga la vida eterna» (Juan 3:16).

– La Palabra de Dios contiene un mensaje de actualidad para el hombre de hoy, y sus promesas continúan siendo fieles y verdaderas. Jesús afirmó: «De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida» (Juan 5:24).

Estimado amigo: Dios promete guiarnos en la vida cuando confiamos en su Palabra y seguimos sus instrucciones. Le invitamos a leer la Biblia, pues en ella encontrará el verdadero significado de nuestra existencia. Pida a Dios en oración que le ayude a comprender el testimonio que Él ofrece por medio de su Palabra escrita.

Jesús dijo: «Los cielos y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán» (Mateo 24:35).

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Algunos aspectos históricos de la Biblia
La Biblia fue escrita por 40 autores en un periodo aproximado de 1500 años. No solamente son palabras bonitas sino fuerza de Dios para esta vida y la vida eterna. Gracias a ella la vida de muchas personas ha cambiado a bien. ¡La Biblia es asombrosamente actual!

La Biblia jugó un papel importante en la abolición de la esclavitud y la tortura en la historia mundial. Tuvo efectos significativos en la mejora de las escuelas públicas, las condiciones de trabajo y la ejecución de la justicia. Además, nuestro lenguaje literario ha quedado marcado por la Biblia.

Entre los lectores más apasionados de la Biblia se encuentran personajes como Blaise Pascal (matemático y físico), Isaac Newton (físico y astrónomo), Thomas A.Edison (inventor de la bombilla), Alexander G.Bell (el teléfono) y Henri Dunant (fundador de la Cruz Roja).

Louis Pasteur (1822–1895), el bacteriólogo mundialmente famoso, al que el mundo entero conoce por el concepto de “pasteurizar”, escribe: “Un día, el mundo se reirá de la tontería de nuestra actualmente moderna y materialista filosofía. Cuanto más estudio la naturaleza, más me quedo asombrado y admirado por la obra del Creador. Yo oro mientras trabajo en el laboratorio.”

Un hombre joven ,de piel morena, que tuvo que huir de las fuertes amenazas de su padre, testificó: “padre, puedes quemar mi Biblia, pero no lo que se encuentra en el fondo de mi corazón”.

Todavía podemos añadir muchos argumentos. Pero no son las evidencias las que nos convencen finalmente ¡sino el espíritu de Dios!

Así como aquel marxista que señaló a aquel hombre de vestimenta miserable y le dijo: “¡el marxismo puede vestir a este hombre con un traje nuevo!”. Un oyente interrumpió en alto: “¡y Jesucristo puede vestir este traje con un hombre nuevo!”. Esta es la diferencia entre lo que los hombres hacen, y lo que solo Dios puede conseguir.

Hechos de la Biblia
¿Sabía usted que…?

  • se profetizaron muchas cosas siglos antes de que ocurrieran: el lugar de nacimiento de Jesús, el momento de su nacimiento, la descripción de su madre, la traición al hijo de Dios, sus sufrimientos, la forma de su muerte, las reacciones de la gente, la perforación de su costado, el enterramiento, pero también su resurrección y ascensión al cielo.
  • ¿que la probabilidad de que se cumplan todos los detalles mencionados anteriormente es de 1:100.000.000.000.000.000? Este dato lo calculó el científico Peter Stoner en su libro “Science Speaks” (“La ciencia habla”).
  • ¿que la Biblia ofrece bases importantes a arqueólogos e historiadores, y que cientos de descubrimientos confirman la fiabilidad de la Biblia?
  • ¿que cada vez más científicos reconocen la Biblia como absoluta autoridad y la utilizan como fuente prioritaria de sus descubrimientos?
  • ¿que la Biblia o partes de ella se han traducido hasta hoy a 2.303 lenguas?
  • ¿que hay personas que encuentran salida al sentido, la meta y la desesperación por medio de la lectura de la Biblia?
  • ¿que se puede adquirir la Biblia en casette, microfilm, CD, ROM, App y en lenguaje actual?
  • ¿que en nuestro siglo se están cumpliendo profecías de la Biblia (ej. el regreso de los judíos a Palestina)?

¿Pero de qué nos sirven estas pruebas? No es suficiente con solamente saber todo esto. La Biblia nos invita a creer (Hebreos 11,6).

Transmisión de las escrituras
La historia de la transmisión de las escrituras de la Biblia es única en su exactitud y fiabilidad. Si tenemos la suficiente confianza en Dios, no tenemos que defender la Biblia ni esperar las confirmaciones que nos proporciona constantemente la arqueología.

Incluso hubo que retractarse de la convicción de que la gente en tiempos de Abraham (aprox. 2.000 años antes de Cristo) todavía no sabía escribir. Ya se escribe desde hace unos 5.000 años.

En excavaciones en la “Mesopotamia o tierra entre ríos”, el actual Irak y Siria, se han descubierto las inscripciones más antiguas de la tierra. Escritas en tablas de arcilla se han podido descifrar nombres que también aparecen en la Biblia.

La escritura de jeroglíficos de los egipcios y babilonios estaba tan sumamente elaborada que hasta se utilizó todavía 200 años después de Cristo.

Muchos hombres temerosos de Dios conservaron el texto de la Biblia y lo transmitieron en piedra, tabletas de arcilla, inscrito en bronce, tallado en madera, en papiro (corteza seca de juncos), lienzo y pergamino fino.

Es digno de admiración como los más de 300 manuscritos de la Biblia hebrea coinciden y confirman así el texto impreso actual. Porque debido a la reverencia al texto sagrado de la Palabra de Dios, los judíos tenían que respetar un gran número de reglas al copiar tanto antigua como actualmente.

Una y otra vez se comprobaba y contaba el número de letras por página, y la repetición de ciertas palabras.

El respeto por la Palabra de Dios también llevaba a que los manuscritos viejos y usados fueran literalmente enterrados para que no llegasen a manos irreverentes. Por esta razón no existe ningún manuscrito del Antiguo Testamento completo anterior al año 1.000.

Desde el siglo 7 al 9 después de Cristo, los masoretas, o sea, los escribas o “transmisores” judíos, dotaban el Texto de Consonantes con un sistema de puntos y rayas para indicar las vocales. De esta manera se fijaba el sentido del texto para evitar confusiones.

Porque ya entonces, hacía mucho tiempo que el lenguaje hebreo no era el lenguaje coloquial.

En la primavera de 1947, en una cueva de los montes escarpados de Qumran situados a la orilla oeste del Mar Muerto, un joven beduino encontró vasijas de barro con rollos manuscritos de pergamino en un estado sorprendentemente bueno.

El hallazgo más importante de Qumran es, el entretanto mundialmente conocido, rollo A de Isaías, la copia hebrea de un libro bíblico completo más antigua que se conoce.

El texto está escrito de manera sutil y limpia sobre 17 hojas de pergamino cosidas entre si, con un largo total de unos 7,3 metros en 54 apartados. Se elaboró en el siglo 2 después de Cristo. Es fascinante ver que este texto no tiene diferencias con la redacción moderna.

Los hallazgos del Mar Muerto son tan amplios, que además de muchos otros escritos y objetos, se han identificado partes de todos los libros del Antiguo Testamento.

La Biblia es única en su transmisión. Es el libro mejor conservado de la antigüedad.

Aquí puede ver el mensaje más importante de la Biblia en menos de 5 minutos.

¿Quiere conocer mejor su Biblia? Aquí puede acceder al curso bíblico online.