¿Hasta cuándo?

¿Habrá una nación, un pueblo, una familia que no conozca el impacto de la violencia?
Vo ces se le van tan claman do justicia. Se recrimina a las autoridades por no poder frenar
los asaltos, los secuestros, las violaciones, los
asesinatos. Se piensa mejorar los siste mas de se gu ri dad, con im po ner cas ti gos más
se ve ros, con in vo lu crar al pueblo en la identificación de los ma lean tes, se po drá fre nar la vio len cia. Pero como al guien dijo: “Aun queesto fue ra rea li dad, sólo se es ta ría lo gran do cap tu rar a más de lin cuen tes o frus trar más planes de los ma lean tes.” Esto no eli mi na ría la en vi dia, el odio, el de seo de ven gan za, ni la búsqueda de lo ilícito. Fac to res, to dos ellos, que ge ne ran y ali men tan la vio len cia.
La so lu ción va más allá de los que aprueban las le yes o de los que bus can impar tir justi cia. La so lu ción está más cer ca de la es cue la y la fa mi lia. Está li ga da a lo que se cree, lo que se en se ña y lo que se vive en el seno del ho gar.
La histo ria es un tes ti go mudo de la con se –
cuen cia de de jar de pen sar en lo eter no para
pen sar en lo pa sa je ro; de an te po ner las am bi –
cio nes per so na les y los pla ce res egoís tas al
bie nes tar de la co mu ni dad. Pero el hombre no

apren de de la histo ria; pien sa que su caso será
di fe ren te.
Nos lla ma mos una na ción “cris tia na”, pero
¿quién se es me ra para vi vir como Cris to?
Se ex cla ma: “Pa dre nues tro que es tás en los
cie los…”, pero ¿quién con si de ra ne ce sa rio ser
san to, mi se ri cor dio so y per fec to como hijo de
Aquel a quien in vo ca por Pa dre?
En días de en fer me dad, cuan do hay un ac ci –
den te o al de sear algo que se ve impo si ble, en –
tonces sí se doblan las ro di llas y se cla ma por
mi se ri cor dia, pero, en días de pros pe ri dad ¿se
pien sa en Dios?
Mas Dios no pide ri tos y ce re mo nias, ni se
com pla ce en re ci bir sa cri fi cios que ja más pi –
dió. Dios es pe ra un co ra zón con tri to y una vo –
lun tad ren di da a su pies.

Necesita cambiar
El Señor Jesús le dijo a Ni co de
mo, un maes

tro de Israel: De cierto, de cierto te digo, que
el que no na ciere de nue vo, no puede ver el
reino de Dios. (1) Na cer de nue vo es expe ri

men tar un cam bio, como el de la se mi lla. E
l
gra no de
maíz, un cuer po apa ren te men te
muer to, es to ca do por el agua, y la hu
me dad
hace que co bre vida; de la in for
ma ción apri

sio na da en su ger men co mien zan a sa lir ins

truc cio nes,
y apa re cen raí ces, ta llo, ho jas
y
más tar de, ma zor cas con nue vos granos de
maíz. ¡Qué ma ra vi lla!
Dios lo har
á
Este cam bio, que vie ne por la Pa la bra y el
po der de Dios, re quie re dos co sas: oír, en ten

der y creer el men sa je de Dios con te ni do en la

Biblia, que presenta a Cristo como su respuesta al problema del pecado; (2) y rendir
el corazón a la voluntad de Dios
.
Dios no ofrece cambiar al mundo, pero sí se compromete a cambiarlo a usted, si obedece su
Palabra.
Dios no ofrece eliminar de su entorno toda violencia, pero sí se compromete a dar le un
nuevo corazón don demoren su paz y su amor.
Permita que Dios elimine de su corazón todo lo que engendra violencia. ¡Qué mejor lu
gar para comenzar!
(1) Juan 3:3,5 (2) Juan 3:16
GRANOS DE ORO Nº 4
Si de sea co no cer más de es tas ver da des, lea su Bi blia, ha ble con
quien le entregó este folleto, o escríba nos a:
“EL SEMBRADOR”,
Aparta do Pos tal 28, C.P. 94300, Ori za ba, Ver., México.

Sé el primero en comentar en «¿Hasta cuándo?»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*