Belén

La distanciade Belén
al Cal vario
PARECE, a prime ra vis ta, que es mu cha la dis tan cia en tre Be lén y elCal va rio.
La noche santa cuando nació el Niño Jesús, ilumi na da por un res

plan dor an ge li cal, ¡cómo con tras ta
con la den sa oscu ri dad que apa ga
al sol en su ce nit, el día cuan do se
con su mó el cri men del Cal va rio!

Vie nen a Be lén, de los cam pos
cer ca nos, unos pas to res hu mil des
y des co no ci dos que ala ban y glo ri

fi can a Dios. Acu den ta
mbién, del
le ja no orien te, otros des co no ci dos,
és tos ri cos y po de ro sos, que se
pos tran en ado ra ción ante el Dios
que se hizo Niño. Pero cuan do lle

ga mos al Cal va rio, ve mos un
cuadro com ple ta men te di fe ren te,
pues ín ti mos ami gos trai cio nan,
nie gan y aban do nan al Dios–Hom

bre: Je su cris to
.
La ter nu ra de una ma dre con un
Niño, su pri mo gé ni to, en tre sus
bra zos, con tras ta vio len ta men te
con la fi gu ra de un hombre ma du

ro, col ga do entre el cie lo y la tie

rra, en el ma de ro de una cruz;
sien do ob je to del odio y de la
s
bur las de los que lo ro dean.
El con tras te asom bra. Pero más
nos asom bra la in dis cu ti ble ver dad
de que cuna y cruz se com ple
men

tan. Be lén y Je ru sa lén tie nen
mu

cho en co
mún.
En el mapa, las dos ciu da des de
Da vid es tán muy cer ca la una de la
otra. Be lén está diez ki ló
me tros al
sur de Je ru sa lén. En el ca len da rio
tam bién es tán
muy cer ca: es ca sos
33 años los se pa ran.

 

Pero hay si mi li tud pro fun da en

tre es tos dos even tos. En ambos,
ve mos a los hom bres des pre cian do
y re cha zan do a Dios.
El na ci mien to y la muer te de
Cris to ocu rrieron en el mar co de la
his to ria hu ma na, pero al
mar gen
de la so ciedad. Cuan do Cris to
nace, lee
mos que “no ha bía lu gar
para ellos en el me són” (1); cuan do mue re, lee mos que tuvo que ser
“fue ra de la puer ta” (2). El após tol
Juan es cribió: “A lo suyo vino, y
los su yos no le re ci bie ron” (3)
Be lén está tan cer ca del
Cal va rio, porque los hom bres
es tán tan le jos de Dios.
En la his to ria trá gi ca de la hu
ma

ni dad hay un foco de luz y de es

pe ran za, una voz de alien to y de
ins pi ra ción. Y vie nen a tra vés de
los si glos, de la cuna de Be lén y
la cruz del Cal va rio
.
En lo que a Dios se re fie re, es tos
dos even tos mues tran que él acep

ta a los hombres. Dios nos acep ta
con to das nues tras li mi ta cio nes
y
con toda nues tra iniqui dad.
Las “nue vas de gran gozo” pro

cla ma das a pas to res, afir man que
aquel men sa je es para “todo el
pue blo” (4). Una al dea na de la pro

vin cia de Ga li lea iba a ser ma dre
de un Niño cuya con cep ción mi la

gro sa, anun cia da por los pro fe tas
de Israel, le con fie re el nom bre:
“Ema nuel”, que sig ni fi ca: “Dios
con no so tros” (5). Esto es un tes ti

mo nio sub li me: Dios acep ta to mar
para sí la fra gi li dad y la de bi li dad
de sus criatu ras, pues en su cuer po
“lle vó él nues tras en fer me da des, y
su frió nues tros do lo res” (6). El
Dios que creó el univer so, fue he

cho car ne y ha bi tó en tre no so tros
El
Dios que creó el univer so, fue he

cho car ne y ha bi tó en tre no so tros
.
Al acep tar nues tra hu ma ni dad
acep tó tam bién la hos ti li dad de los
hombres que lo lle vó al su fri
mien

to y a la cru ci fi xión. En la cruz,
que se yergue so bre la co lina del mon te Cal va rio, el amor que bus ca
salvar a otros no pue de sal var se a
sí mis mo (7)
.
Así como Dios aceptó to
mar nuestra humanidad, a nosotros también nos toca hacer algo: debemos aceptar el Don que Dios dio al mundo, Don que durmió entre la paja de un pesebre, y debemos

aceptar el Sustituto pro visto por Dios, Sustistuto que murió clavado en una cruz. Nació un Salvador, quien murió por nuestros pecados, pero Dios lo resucitó y lo sentó a
su diestra. Dios lo ha hecho Señor
y Cristo.
Nos corres pon de ver más all
ádel pesebre hasta hallar la visión
de la cruz, e ir aún más allá, al tro
no de Dios donde Jesucristo se sentó a la diestra de su Padre, “habiendo efectuado la purificación
de nuestros pecados” (8)
.
Allí está es pe ran do que us ted l
o
acep te como su Se me jan te, na

cien do en un pe se bre, como su
Sus ti tu to,
mu rien do en una cruz
y
como su Se ñor, sentado en el trono de la Majestad en las al tu ras.
¿Lo ha he cho? ¡Que nada lo de

tenga para hacer lo así hoy!
Ci tas de la Biblia
(1) Lu cas 2:7 (2) Hebreos 13:12
(3) Juan 1:11 (4) Lucas 2:10
(5) Mateo 1:27 (6) Isaías 53:4
(7) Marcos 15:31 (8) Hebreos 1:3

SERIE: AVISO OPORTUNO
Un suplemento de: “EL SEMBRADOR” Periódico Trimestral
Si desea conocer más de estas verdades, lea su Biblia, hable con quien le entregó este
folleto, o escríba nos a:“EL SEMBRADOR” Apartado Postal 28,
C. P. 94300, Orizaba, Ver., México.
E-Mail: el sembrador@el sembrador.org.mx
Página Web: www.el sembrador.org.mx

Sé el primero en comentar en «Belén»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*