Niños desechados

Elena estudiaba en el colegio. Tenía mucho talento y pensaba estudiar para abogada. Contaba con todos
los recursos para hacerlo. Elena tenía muchos amigos, incluso un novio que aparentemente la quería
mucho. Estaban muy enamorados y pensaban casarse algún día. Pero como sucede muchas veces en los
amores mundanos, Elena quedó embarazada. Todavía le faltaba un año de colegio y después, la
universidad. ¿Qué podría hacer ahora? No quería casarse todavía. Cuando sus padres se dieron cuenta,
se turbaron mucho. Su familia era reconocida como gente de alta moral. Y, ¿ahora qué? ¿Qué diría la
gente? ¿Qué pensaría de su familia? ¿Qué debiera hacer Elena?
La respuesta del mundo
Hoy día muchas personas dirían que la solución fácil y rápida fuera hacerse un aborto. Le dirían a Elena
que el aborto es aceptable si el niño que va a nacer interrumpe su carrera, o si la situación económica es
difícil, o si la madre es soltera. Pero, ¿tienen razón?
Las estadísticas
En 1989, una encuesta reveló que cada año en el mundo 55 millones de niños son matados por el
aborto. Es decir, 150.685 niños asesinados cada día o 6.278 cada hora o 105 cada minuto. Sólo en los
Estados Unidos se matan a más de 4.300 niños por día.1
En las seis guerras en que ha participado los Estados Unidos, murieron un poco más de 1 millón de
estadounidenses. Compare esto con los 1.600.000 abortos cada año en los Estados Unidos o con los 55
millones de fetos asesinados cada año en todo el mundo.2

Sé el primero en comentar en «Niños desechados»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*